jueves, 18 de octubre de 2012

**Coq au Vin CWK**

Whole Kitchen es su propuesta salada para el mes de octubre nos invita a preparar un clásico francés "Coq au Vin". Este mes me estreno con el reto salado, y aquí esta mi resultado..


El Coq a Vin es un plato de origen francés, y en su elaboración tradicionalmente se usaba el gallo u oca, llegando a tardar hasta un día y medio en su elaboración mientras lo marinaban y lo cocinaban, actualmente estos tiempos son mucho más cortos y en tan sólo 1 hora tienes este rico guiso terminado.

La versión más conocida es la de Borgoña la cual usa el famoso vino tinto de la región, aunque hay otras muchas regiones donde el vino que se utiliza es el blanco como Alsacia, Franco Condado, Riesling o Vine Jaune entre muchas.

En el siglo XX este plato era marinado porque muchas de las familias de las áreas rurales de Francia tenían además de gallinas por sus huevos y carne, un gallo para la reproducción, y cuando éste se hacia mayor para seguir cumpliendo con sus funciones, lo cocinaban y como la carne de gallo viejo es dura y fibrosa, recurrían a esta manera de preparación, ya que el vino ayudaba a suavizarla y hacerla más comestible. Por eso en aquellos tiempos esta receta era consideraba comida de campo o de gente humilde, porque los más acomodados siempre podían acceder a una carne mejor.

Actualmente el plato debería llamarse "Poule au Vin" porque ya casi nadie usa un gallo sino un pollo para prepararlo pero aun así ha conservado su nombre.

Hay varias leyendas en torno a este plato, una de ellas cuenta que Napoleón en uno de sus muchos viajes paro en una posada y que el cocinero debido a la escasez que había por la guerra, solo tenía un gallo viejo y un vino barato para cocinarle algo. Desesperado, el posadero puso a cocinar el gallo en el vino con todos los vegetales que encontró. Para sorpresa de todos, resultó delicioso. Tan exitoso fue que se convirtió en un plato tradicional de la cocina francesa. Esta leyenda es casi anulada por el hecho que se han encontrado escritos de la receta mucho antes de la era napoleonica.

Lo que sí es cierto es que la receta tiene más de 400 años, y se hizo muy popular a principios de los 1900 cuando se empezó a utilizar la carne de pollo sustituyendo a la del gallo y vinos de mejor calidad en vez del barato que transformó la receta de un plato originado en la escasez y la necesidad de no desperdiciar comida  en un plato de fina cocina francesa. 



 INGREDIENTES
 

3 cebollas
3 zanahorias
12 lonchas de beicon
 1 dientes de ajo 

50 gr de harina
3 muslos de pollo y 3 contramuslos
Mantequilla
200 ml. de vino tinto con cuerpo 

300 ml. de caldo de pollo
300 gr. de champiñones variados
 

PREPARACIÓN

- Lleve agua a ebullición. Ponga las cebollas en un bol y cúbralas con el agua hirviendo. Manténgalas 5 minutos. Escúrralas y déjelas enfriar bien. A continuación límpielas y pélelas.

- Pique o lamine las cebollas, las zanahorias en rodajas gruesas y el beicon en trozos del tamaño de un bocado. Caliente una cazuela baja y ancha a fuego medio y eche 1 cucharada de aceite. Añada los ingredientes que acaba de preparar.

- Rehogue 10 minutos, hasta que estén tiernos.

- Suba el fuego y dore 10 minutos mas, sin dejar de remover. Mientras, pique el ajo, añádalo y deje 1 minuto más. Paselo y reservelo todo en un bol.

- Mezcle 50 gr. de harina con un poco de sal y pimienta en una bolsa de plástico con autocierre. Introduzca el pollo, cierre y agite para que se impregne bien.

- Agregue al gusto en la misma sartén donde ha sofrito las verduras , 1 cucharada de mantequilla y 1 de aceite. Sofría una tercera parte del pollo 10 minutos, hasta que se dore bien (dele la vuelta cuando haya transcurrido la mitad del tiempo) .

- Una vez dorado y retirado todo el pollo, vierta el vino en la misma sartén y deje que hierva 5 minutos, o hasta que se reduzca en una cuarta parte.
Desprenda los trozos pegados con una espátula de madera, los jugos que contienen son muy sabrosos
 

-Una vez reducido el vino y desprendidos los jugos de la sarten, cambie a una olla ancha y alta. En ella introduzca el vino, el pollo, las verduras y vierta el caldo (no importa si no cubre todo el pollo). Tape parcialmente y mantenga a fuego lento 50 minutos.

- Cuando el pollo esté tierno, retírelo junto con las verduras con una cuchara coladora y resérvelo en un bol grande. Mezcle 1 cucharada de harina y 1 de mantequilla hasta obtener una pasta fina, incorpórela a la salsa y déjela a fuego lento, sin dejar de remover, 5 minutos, o hasta que esté brillante y algo espesa.

- Para terminar, fría los champiñones, lo más grandes córtelos por la mitad. Caliente la mantequilla restante en un sartén. Cuando espume, incorpórelos. Sofría 2-3 minutos a fuego vivo, hasta que estén dorados y tiernos. Salpimente.

- Vuelva a introducir el pollo y las verduras en la cazuela, remueva con cuidado, añada los champiñones y listo para servir. 



A nosotros en casa, nos ha parecido un plato exquisito. Si os animais a hacerlo, os aconsejo que lo empanéis con un buen puré de patatas, mmmm hace una combinacion fantástica. Estoy segura de que sorprenderá a mas de uno.



Espero que sean todos los retos igual de ricos jeje =)

5 comentarios:

PINKY dijo...

Un guiso de pollo estupendo con una salsa fantastica ,me gusta
besinos Raquel

La cocina de Camilni dijo...

ainsss Raquel que requetebien que te ha salido chiquilla, para chuparse los dedos y mjar en la salsita

Mónica -saboreando las estrellas- dijo...

mmmmmmm ¡bien rico te ha quedado!

eva dijo...

que delicia raquel ain que hambre me dio xd seguro que estaba rico rico ebsos guapa ;)

El Palacio de Martín dijo...

Tiene una pinta estupenda y con esos ingredientes para chuparse los dedos.
Un besazo

Publicar un comentario

Gracias por asomarte a mi humilde rinconcito. Valoro mucho tu opinión =)